viernes, 22 de febrero de 2013

Bodrios (VII). Jesús vs. Sócrates

Este es un bodrio especial: no consta de dos obras, sino que en una sola se encierra la contradicción, el paralelismo, la antítesis. Es un microrrelato de Juan Filloy (1894-2000), narrador argentino. Literatura y pensamiento de la mano. Se me vino a la mente después de asistir a un encendido debate la semana pasada entre el filósofo Carlos Díaz y el público asistente a la conferencia que aquel dio en Zafra en un acto del Seminario Humanístico. Espero que te guste, querido lector.

SÍMBOLOS
Jesús amaba la vida y sintió dejarla. Pero la Escritura lo había tomado como símbolo… ¡Qué broma!
Oíd cómo titubea en la noche de la agonía mientras los discípulos roncan bajo los olivos.
-Padre mío, si es posible pase de mí este vaso. (La angustia le ahoga).
-Padre mío, si no puede este vaso pasar de mí sin que lo beba, hágase tu voluntad. (La impotencia gime redimida).


Sócrates amaba también la vida, pero puso la conciencia en cosas superiores a la materia. ¡Qué símbolo de serenidad! Ya está lista la copa de cicuta. Critón sale compungido. Apolodoro rompe en sollozos.
-“¿Qué es eso, amigos?”- les increpa dulcemente. Y arrima a sus labios la poción que los enmudece.

8 comentarios:

  1. El encendido debate, como tú lo llamas, cayó en descalificaciones infundadas por parte del señor Díaz, que llegó en su soberbia a tratar de ignorante a alguna persona del público, sin saber que quien tenía enfrente era uno de sus cólegas de cátedra. No tuvo ninguna discreción, gesto que me sorprende en un hombre de su brillante inteligencia...él mismo así parece promover el espectáculo que tanto dice detestar, ¡qué incoherencia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Firmo tus palabras, desde la primera hasta la última. Yo, en un principio, pensé que su intención era provocar el debate, agitar al público. Pero creo que se le fue de las manos. Estuvo prepotente, pedante con tantas citas en alemán y deslizando algún error en la nuestra ("espurea"). Tanto griego y tanto alemán, para eso... Además abusó de su posición dominante en el estrado y con el micrófono. En definitiva, estuvo faltón, cosa que no hizo el público que participó en el debate, que estuvo bastante correcto, creo yo.

      Eliminar
  2. He mirado por la red y veo que se define como anarquista y seguidor de Mounier, ¿no? Interesante cacao. ¿De qué fue el debate, si se puede resumir brevemente?

    ResponderEliminar
  3. La charla del señor Díaz, básicamente, consistió en distinguir la historia de la humanidad en tres grandes períodos vinculados a 3 arquetipos culturales que conformaban sus rasgos principales.

    El primero, desde los orígenes de la historia hasta los alrededores de la Revolución Francesa, basado en la figura de Abraham donde la sociedad era teocéntrica y estamental.

    Luego hay un período transitorio (Renacimiento y Barroco) hacia el segundo período que se inicia tras la Revolución Francesa hasta 1989 (caída del comunismo) en donde se desarrollan los grandes dogmas políticos y filosóficos, un período antropocéntrico encarnado en la figura de Prometeo con su castigo eterno.

    El tercer período consta desde 1989 hasta la actualidad presidido por la figura de Narciso y marcada por el individualismo insolidario y el hedonismo autocomplaciente, en donde todo dogma ha caído y el hombre vive alienado de su libertad ("si no hay culpabilidad no hay libertad") y de democracia moral("hacer el bien para ofrecerlo a los demás").

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, José Juan. Magnífica síntesis, que Swann te agradecerá.

      Eliminar
  4. Como estudiante de Antropología hubiera estado interesante asistir. ¿Se puede ver en algún sitio en internet?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No. No está grabada. Lástima, pero la tensión se cortabs.

      Eliminar