domingo, 1 de enero de 2012

¡Qué inmenso error!

Hace hoy exactamente 50 años que Dick Rowe, el productor "pop" de Decca, cometió el mayor error empresarial de la historia de la música contemporánea.
Un grupo, desconocido en Londres, llegaba a la capital británica desde el norteño Liverpool para hacer una prueba. El grupo grabó quince canciones en poco más de una hora. De entre ellas, solo tres eran composiciones propias. El resto eran canciones de rock de los 50 de artistas a los que admiraban. El tal Rowe, telefoneó a Brian Epstein, manager del grupo, para decirle algo así: "Los grupos de guitarras no interesan, señor Epstein. Mejor quédese en Liverpool vendiendo discos". 
El resto ya lo conoce el lector: doce meses después esos muchachos (ya con Ringo Starr a la batería, que sustituyó a Pete Best) eran portada en todos los periódicos y programas de televisión del Reino Unido; un año después, del mundo.
Meses después del fiasco, un grupo llamado Rolling Stones hacía una prueba en la misma casa de discos. Esta vez no quisieron que se les escapara la oportunidad y los ficharon ante el temor de que "los grupos de guitarras" sí interesasen a la juventud, en contra de la opinión del lince Rowe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario