miércoles, 28 de marzo de 2012

Dakota. Nueva York

Uno de los tristemente más famosos edificios del mundo es este impresionante edificio construido en la primera mitad de la década de los 80 del siglo XIX. Así lucía al poco de ser construido. ¿No recuerda a la casa de Norman Bates, el psicópata de Psicosis?
En febrero de 1964, los Beatles aterrizaban por primera vez en Nueva York y, tras la preceptiva rueda de prensa en el aeropuerto, fueron llevados a Central Park para una sesión fotográfica:

Ese edificio que se sitúa, escondido tras los árboles,  entre el brazo derecho de John Lennon y el edificio rectangular blanco, a la izquierda de la imagen, es el Dakota. John Lennon pisaba por primera vez la ciudad que nunca duerme e, ironía del destino, en una de sus primeras fotos en esa ciudad saldría el edificio en el que tan solo ocho años después viviría y..., también moriría.
El 1 de junio de 1967, los Beatles publicaban su obra más ambiciosa: Sgt. Pepper´s lonely hearts club band. En su portada aparecían más de setenta personajes que los Beatles admiraban. Pues bien, en la primera fila, en la parte superior izquierda, el segundo personaje que aparece es Aleister Crowley, ocultista y mago que celebraba misas negras. Ese personaje vivió a principios del siglo XX en el edificio Dakota.
En 1967 se rodó en los exteriores del edificio la película de Roman Polanski, La semilla del diablo. En ella actuaba como protagonista Mia Farrow.
 A comienzos de 1968, los Beatles hicieron un viaje de meditación trascendental a la India. Allí fueron los cuatro músicos con sus mujeres y un grupo bastante nutrido de amigos y amigas. Entre estas últimas estaba Mia Farrow. (Ver siguiente foto. Mia Farrow está justo en el centro)
Al año siguiente, Charles Manson, en una orgía de sangre mató a cuatro personas, entre ellas a Sharon Tate, esposa del director de La semilla del diablo, Roman Polanski.
En 1972, John Lennon abandona Inglaterra y se va a vivir a Nueva York. Poco tiempo después compra un apartamento del edificio Dakota, que será la contraportada de su último disco, Double fantasy. El 8 de diciembre de 1980, Mark David Chapman terminaba con su vida a las puertas de este fatídico edificio.
Hasta aquí la macabra historia de este maldito edificio que parece tener vida propia.


lunes, 26 de marzo de 2012

Discoppk (IV). Lluís Llach

 Sé del rechazo que produce "todo lo catalán" en el resto de España;  aun así, me atreveré a recomendar al cantautor de Verges. Todo el mundo ve normal escuchar a Michael Jackson o a los Stones en inglés; sin embargo, casi nadie acepta que alguien se ponga a cantar en su idioma cuando este es el catalán. Si eres capaz de desterrar esos prejuicios, amigo lector de este blog, quizás descubras un artista de muchos quilates.
Descubrí a Llach tarde, muy tarde. Fue hacia 1984-85, cuando comenzaba mis estudios universitarios en Cáceres. Un bar que yo frecuentaba -creo que existe todavía-, el "Amador",  tenía una juke box (para los jóvenes: máquina con discos que había antes en los bares donde se pagaba por escuchar la música que uno quería) con, entre otras, L´estaca y El bandoler. Allí pasé muchas horas bebiendo cerveza, charlando con los amigos y escuchando ambos temas. Pocos meses después me regalaron el disco de Llach en el Olympia de París. Desde entonces he ido comprando y escuhando (no solo oyendo) todos sus discos hasta hacerme con toda su obra.
Lluis Llach fue, por combativo, uno de los cantautores más perseguidos por el régimen de Franco. Sin embargo, tras la muerte del dictador sobrevivió a ese tsunami que se llevó a la gran mayoría de los cantautores. Ha sido capaz de seguir escribiendo y componiendo música (es, sin duda, el más músico de todos los artistas de su generación). Ha conseguido completar una obra coherente y completamente en catalán, que terminó con un concierto-despedida en su pueblo natal, Verges, en 2007. En 1985 se atrevió a algo que muy pocos han conseguido: llenar el Camp Nou, experiencia que recogió en un disco doble muy recomendable.
Sus canciones destilan poesía (muchas veces ha musicado a los grandes poetas catalanes del XX). Siendo, como es, un músico con formación académica, ha creado melodías extraordinarias, con armonías vocales impresionantes.
Entre su obra, cabría destacar lo que yo llamo los discos sinfónicos (Campanades à morts y Viatge à Itaca). Algunas de las mejores canciones del ampurdanés son, a mi juicio, Laura, Escriu-me aviat, Amor particular, Un núvol blanc o Cant de l´enyor (escrito a la muerte de su madre).

viernes, 23 de marzo de 2012

Adivina, adivinanza (III)





























Te propongo un juego, amigo lector:
¿Qué tienen en común Luis Eduardo Aute, Jaime Gil de Biedma y Dolores Armijo, amante de Larra?
¿Juegas?

martes, 20 de marzo de 2012

Paco Najarro: un joven poeta al que seguir.

(...)"Un poemario donde tienen cabida lo carnal y lo metafísico, el sentimiento y el pensamiento. Un libro que se nos presenta con esa sencilla claridad con que escribe su admirado Claudio Rodríguez (otro poeta precoz, como Paco). Un libro al que, para ser solamente el segundo del autor, no se le notan las costuras. Es decir, un libro que ya apunta a una voz personal, como él mismo dice: “Me preocupa quedarme estancado, no avanzar en la creación”. En ese camino hacia la obra suya, propia, personal se encuentra nuestro poeta."
                      
 (Extracto de la presentación del libro El extraño que come en tu vajilla en Zafra el día 2 de febrero de 2012)

INQUILINA

Las vértebras del río se han girado,
miran del mar hacia tu casa miran,
los versos de Manrique
han cambiado y la jarra
del agua nunca, nunca se termina.

Me susurran tu cuerpo las paredes,
estás en ellas como en mi garganta;
el agua que escondías es ahora
tu molde y como tal me enseña formas:

El váter que solloza a media noche
sin que yo le haya dado mi tristeza,
o la extraña manera en que saluda
el frío con la mano en la ventana.

La bóveda no para de toser
por la humedad azul del dormitorio.
Desde que te fuiste a vivir conmigo
ocurren cosas raras en mi casa. 

miércoles, 7 de marzo de 2012

Biblioppk (I) La higuera

Ya se hacía esperar; pero, como todo, llegó. Esta es la primera entrada con este nombre en la que voy a hablar (escribir, debería decir) de mis lecturas y autores favoritos, esperando que generen un mínimo debate entre los lectores de este blog. Al menos, esa es mi intención.

Descubrí a Ramiro Pinilla cuando leí hace años el tercer volumen de Verdes valles, colinas rojas. Título que cerraba una trilogía imponente de más de 1800 páginas. Situada en el Getxo de finales del XIX y la primera mitad del XX, narra las peripecias de dos familias que entroncan (una españolista y la otra nacionalista vasca) y que será fiel trasunto del conflicto político que palpita en el País Vasco. La obra termina con el primer asesinato de ETA. Las cualidades narrativas de Pinilla son impresionantes: habiendo bebido de los autores realistas del XIX y de comienzos del XX, no desdeña rasgos de la contemporaneidad como el uso de distintos narradores para dar una visión caleidoscópica o, incluso, fugaces apariciones de lo que se llamó el "realismo mágico". 

De ese novelón (aquí el aumentativo no es despectivo, todo lo contrario) desgajó unos cuantos personajes que se encarnaron en La higuera. Es esta una novela corta con un argumento muy sencillo, que no voy a desvelar. Pero solo diré que es un alegato muy simbólico de lo que se ha dado en llamar la memoria histórica. El protagonista dedica su vida a guardar la memoria de su padre, asesinado en la posguerra.

Si no tenías nada que leer próximamente, amigo lector, anímate. Llevo años recomendándola y todavía no ha habido nadie que no me haya agradecido la recomendación. Pero, cuidado, es un escritor que engancha. Sólo tiene ochentaitantos años, pero con la vitalidad de un chaval.

domingo, 4 de marzo de 2012

Greguerías (IV)

Última remesa de greguerías creadas por mis alumnos de 2º de Bachillerato:

- La vida es un cigarro en boca del destino (Virginia Otero)
- Cigarro: chimenea de olvido y asfixiante dolor (Virginia Muñoz)
- El libro es la palabra del silencio (Roger Franquesa)
- El mundo actual es un cigarro que se ha quedado en colilla       
        (Abel Gordillo)
- Un libro es una puerta a la imaginación (Julián Lanchazo)
- Cigarro: camino a la perdición (Noemí Gordillo)
- Amar, a veces, es una escalera mecánica a contracorriente (M.    
          Ángel Matamoros)

viernes, 2 de marzo de 2012

Discoppk (III). Crowded house

Conocí a este grupo neozelandés el 7 de septiembre de 1992. Lo recuerdo perfectamente porque mi amigo Víctor (colaborador de este blog) y yo hicimos un viaje a Cádiz (¡cómo nos reímos con el "catalétrico"!) en la víspera de la fiesta del Día de Extremadura. A mitad de camino, me dijo: "Te voy a poner una cinta (¡qué tiempos aquellos!) que creo que te puede gustar". Cuando sonó Four seasons in one day me quedé estupefacto. Un día después me quedé impertérrito (pero eso es otra historia; Víctor sabe de lo que hablo). Pues bien, después de escuchar aquella canción dije algo así como: "Esta canción la hubiera firmado el mismo McCartney"
Efectivamente, este grupo no esconde sus raíces beatleras. Hacen un pop contemporáneo, para nada anclado en el pasado. Pero un pop elegante, con armonías vocales impecables y muy muy melodioso. Solo un par de guitarras, un bajo, una batería y, a veces, un teclado: composición clásica de un grupo de pop. Comenzaron su andadura en 1986, bajo el liderazgo de Neil Finn,  con el disco Crowded house y en 1992 publicaron, sin ninguna duda, ,su mejor disco hasta la fecha, Woodface, un ramillete de buenísimos temas. Es uno de esos discos en los que te cuesta trabajo encontrar algún tema malo. El pasado año publicaron su último trabajo, Intriguer. Sus mejores temas son, entre otros, Don´t dream it´s over, Better be home soon, Nails in my feet, How will you go? y, cómo no, Fall at your feet (que versionó en España Tam Tam Go).
Os dejo un vídeo de este excepcional grupo. Que lo disfruteis.