jueves, 26 de enero de 2012

¿?

Perplejo. Así me he quedado después de oír la sentencia que exculpa al expresidente de Valencia, Francisco Camps y a su mano derecha, Ricardo Costa. 
Siempre se ha representado a la Justicia (así, con mayúsculas) con una venda en los ojos, es decir, ciega. ¿No han escuchado los miembros del jurado las conversaciones tan tiernas entre el Bigotes y los imputados Camps y Costa? Mucho me temo que a partir de ahora también la tengamos que representar sorda.
Ah, lo peor de todo es que el juez que desenmarañó toda la trama será condenado, casi con toda seguridad, por haber ordenado las escuchas que prueban que los abogados de los imputados estaban, desde fuera, "arreglando" algunos flecos sueltos.¡Ver para creer! A lo peor, cuando se lleve a cabo el macrojuicio de la trama Gürtel, dejan en evidencia al jurado de este juicio. Pero, tranquilos, señores del PP, solo a lo peor.

lunes, 16 de enero de 2012

Original y copia

Siempre me han fascinado las buenas versiones de temas que me gustaban. También, desde siempre, he defendido que la mejor versión posible es la del autor, ya que este la interpreta a su gusto. Es decir, me puede gustar una versión más que la otra, pero la mejor debe ser siempre, en principio, la del autor. Aunque lo que voy a decir contradice, en parte, lo que digo: solo conozco dos versiones que me parecen mejores que los originales. ¿Te atreverías, querido lector, a sumar algunas versiones que, en tu opinión, superen a la original? Podríamos debatirlo ¿no?
Mis propuestas son: Twist and shout de los Beatles supera a la original de Top Notes y Romance de Curro el Palmo de Antonio Vega supera a la original de Serrat. ¿Estás de acuerdo?

jueves, 12 de enero de 2012

Ángel González (1925-2008)






















 Me basta así

Si yo fuera Dios
y tuviese el secreto,
haría
un ser exacto a ti;
lo probaría
(a la manera de los panaderos
cuando prueban el pan, es decir:
con la boca),
y si ese sabor fuese
igual al tuyo, o sea
tu mismo olor, y tu manera
de sonreír,
y de guardar silencio,
y de estrechar mi mano estrictamente,
y de besarnos sin hacernos daño
-de esto sí estoy seguro: pongo
tanta atención cuando te beso;
entonces,
si yo fuese Dios,
podría repetirte y repetirte,
siempre la misma y siempre diferente,
sin cansarme jamás del juego idéntico,
sin desdeñar tampoco la que fuiste
por la que ibas a ser dentro de nada;
ya no sé si me explico, pero quiero
aclarar que si yo fuese
Dios, haría
lo posible por ser Ángel González
para quererte tal como te quiero,
para aguardar con calma
a que te crees tú misma cada día,
a que sorprendas todas las mañanas
la luz recién nacida con tu propia
luz, y corras
la cortina impalpable que separa
el sueño de la vida,
resucitándome con tu palabra,
Lázaro alegre,
yo,
mojado todavía
de sombras y pereza,
sorprendido y absorto
en la contemplación de todo aquello
que, en unión de mí mismo,
recuperas y salvas, mueves, dejas
abandonado cuando  -luego-  callas...
(Escucho tu silencio.
Oigo  
         constelaciones: existes.
                            Creo en ti.
                                               Eres.
                                                       Me basta).

martes, 10 de enero de 2012

Filmoppk (VI). American beauty

No está nada mal esta película para ser una ópera prima. Sam Mendes nos brindó esta magnífica película en 1999, que la Academia de Hollywood premió con cinco oscars, entre ellos el de mejor película. Yo, que no soy muy amigo de los premios (y menos de los de Hollywood), creo que la película es todo un acierto.
El retrato despiadado de la América actual, de la América que te venden en el cine, en la televisión, en los mass media salta hecho añicos de la mano del director británico. El famoso sueño americano no se sostiene y, por extensión, tampoco el sueño occidental-capitalista. Las relaciones personales (entre vecinos, paterno-filiales, entre parejas...) se ven sometidas a la tiranía de la imagen, al tópico tan antiguo de la apariencia-realidad. La pareja protagonista aparenta ser un matrimonio feliz, pero solo lo aparenta; el joven vecino que se enamora de la hija del matrimonio pasa sus días aterrorizado por un padre militar homófobo retirado que le controla hasta el más mínimo detalle; el protagonista, un hombre ya maduro,  que se embelesa con la compañera adolescente de su hija... Todo, absolutamente todo, se desmorona en esta película. 
Esta sociedad tan materialista y consumista se quiebra porque no prestamos atención a lo más básico: las personas que nos rodean. La vida que vivimos es un puro afán de conseguir más cosas y aparentar ante los demás que hemos conseguido lo que otros no han conseguido. La metáfora de la grabación en vídeo de la bolsa que es arrastrada por el aire nos desvela la belleza de las cosas sencillas, precisamente de esas a las que no prestamos atención.
Como escena que pudiera resumir el sentido de la película me viene a la memoria (en la foto): "Es sólo un sofá"  dice el marido cuando, con una cerveza en la mano, intenta seducir a su mujer y esta está más atenta a la cerveza que puede verterse en el sofá y mancharlo  que a la propuesta amatoria de su pareja.
Interpretación estupenda de la pareja protagonista, Kevin Spacey y Annette Benning.

lunes, 9 de enero de 2012

¿Regreso al futuro?


Cuando se le postuló para ser candidato en lugar de ZP, dijo aquello de que su carrera política estaba llegando a meta, como renunciando a la candidatura. Con el tiempo se fue calentando y aceptó pelear por la misma. Después, en un juego extraño, ya no tuvo que pelear: era el candidato sin pelear. Muchos creímos entonces que era el último sacrificio de este hombre para aguantar el chaparrón (diluvio universal, a tenor de los resultados del 20-N). Si ZP era un hombre quemado, qué decir de este hombre que viene del PSOE de Felipe González. Se presentaría, perdería (como así ha sido) y se iría a su casa dejando el lugar  para que otro/a, con cuatro años por delante, tomase el timón para reorientar el rumbo (nunca mejor dicho) de un partido que no sabe por dónde anda. 

Pero hete aquí que el candidato le ha cogido el gusto a esto de mandar y se presenta para ¿regenerar? el PSOE. ¿Es posible mayor desatino? ¿Este es el futuro del PSOE? No hablo como votante/simpatizante del PSOE, que no lo soy, sino como ciudadano al que le puede caer en suerte este sujeto como presidente.

Se le tiene por un hombre inteligente, pero yo creo que no ha sabido medir los tiempos. Y este ya no es el suyo.

jueves, 5 de enero de 2012

Mal empezamos...

Como no he encontrado una foto con una nariz de Pinocho para el presidente del PP (como ya hice con el exministro y candidato Rubalcaba), prefiero adjuntar este video para que sus palabras (y las de los suyos) los dejen por lo que son: personas que faltan a la verdad. O, en román paladino, mentirosos.

domingo, 1 de enero de 2012

¡Qué inmenso error!

Hace hoy exactamente 50 años que Dick Rowe, el productor "pop" de Decca, cometió el mayor error empresarial de la historia de la música contemporánea.
Un grupo, desconocido en Londres, llegaba a la capital británica desde el norteño Liverpool para hacer una prueba. El grupo grabó quince canciones en poco más de una hora. De entre ellas, solo tres eran composiciones propias. El resto eran canciones de rock de los 50 de artistas a los que admiraban. El tal Rowe, telefoneó a Brian Epstein, manager del grupo, para decirle algo así: "Los grupos de guitarras no interesan, señor Epstein. Mejor quédese en Liverpool vendiendo discos". 
El resto ya lo conoce el lector: doce meses después esos muchachos (ya con Ringo Starr a la batería, que sustituyó a Pete Best) eran portada en todos los periódicos y programas de televisión del Reino Unido; un año después, del mundo.
Meses después del fiasco, un grupo llamado Rolling Stones hacía una prueba en la misma casa de discos. Esta vez no quisieron que se les escapara la oportunidad y los ficharon ante el temor de que "los grupos de guitarras" sí interesasen a la juventud, en contra de la opinión del lince Rowe.